El Gobierno aprobó el pasado 1 de marzo el nuevo Decreto Ley en el Consejo de Ministros. El principal motivo del Gobierno para impulsar la nueva legislación es el control de las jornadas de los trabajadores, tanto para las jornadas completas como parciales.

Detalles de la nueva normativa:

  • La empresa tiene la obligación de registrar la jornada de cada trabajador. Este registro debe ser diario y donde se incluya el momento tanto de entrada como de salida, sin perjuicio de la flexibilidad horaria.
  • Los empleados deberán conocer su horario laboral, así como tener acceso al cómputo de horas trabajadas en cada periodo.
  • Las jornadas podrán ser todo lo flexibles que sea necesario, siempre y cuando el convenio así lo recoja o bien se haya llegado a un acuerdo dentro de la empresa.
  • Tanto los sindicatos como los trabajadores podrán tener acceso al cómputo de sus jornadas trabajadas y la empresa tiene la obligación de conservar dicha documentación durante 4 años.
  • Los empleados tendrán la obligación de fichar en sus tiempos de descanso.

La puesta en marcha de la nueva Ley se llevará a cabo mediante la negociación colectiva, o bien será el empresario quien dará las instrucciones para organizar y documentar la jornada de cada trabajador. Las empresas disponen de dos meses desde la publicación del Decreto en el BOE para su aplicación, enfrentándose a sanciones de hasta 6.000€ si no se cumpliera. No disponer de la documentación en caso de solicitud por parte de la Seguridad Social o la Inspección de Trabajo se considera una falta grave.

Uno de los grandes retos para las empresas es encontrar el sistema idóneo, eficiente y viable para el control de accesos y presencia de sus trabajadores. La biometría se presenta como la opción que mejor se adapta tanto a las necesidades de los empresarios, como de los trabajadores.La biometría como sistema control de accesos y fichaje

Gestionar los horarios laborales de los empleados puede resultar un caos dependiendo del tipo de actividad o sector, y los sistemas biométricos son una herramienta óptima y fiable. Las ventajas de este tipo de fichaje se extienden tanto a grandes como medianas empresas.

En primer lugar, se agiliza el proceso de registro de la jornada laboral, ya que la lectura de la huella dactilar es rápida y cada empleado tiene su propio perfil registrado en el lector. Se puede obtener un registro de actividad en función de su puesto, convenio, calendario laboral, vacaciones… con el resultado de un informe final de las horas trabajadas.

Estos lectores biométricos de presencia llevan asociado un software profesional de gestión, una herramienta muy eficaz para gestores de RRHH que permite administrar las jornadas laborales adaptadas a las necesidades de la empresa, además de generar informes extraíbles en diferentes formatos.